Silicosis: una enfermedad silenciosa e incurable

SilicosisEn las diferentes industrias productivas existen una serie de riesgos a los que están expuestos los trabajadores, ante los cuales se deben tomar una serie de precauciones específicas, las que deben ir en línea con las recomendaciones de los organismos de salud.

Si bien hay algunos riesgos que son evidentes, existen otros a los que no se les suele prestar la atención necesaria. Uno de estos últimos es la inhalación de material particulado, el que se da mayormente en los trabajadores que se desempeñan en minería, metalurgia, construcción y mampostería. Uno de los mayores peligros de aspirar este polvo es desarrollar silicosis, enfermedad que se produce por la exposición continua a sílice cristalizada. Cuando esta ingresa a través de las vías respiratorias durante largo del tiempo, se va acumulando y dificulta progresivamente la respiración. En los casos más graves esto incluso puede causar la muerte.

Los síntomas de esta enfermedad, en una etapa inicial, son la irritación en los ojos, nariz y garganta. A pesar de esto, la silicosis es una enfermedad difícil de detectar, ya que el daño se manifiesta después de varios meses e incluso años. Además de una menor capacidad de inhalar oxígeno, otros efectos de esta patología son la tos seca por un tiempo extendido, la respiración corta, las sibilancias al respirar y el cansancio progresivo.

Este mal inhabilita a la persona afectada en múltiples ámbitos de su vida, y no solo eso, sino que también existe una correlación entre las personas con silicosis y otras enfermedades como el cáncer pulmonar, tuberculosis y bronquitis. Cuando la patología está más avanzada el trabajador puede llegar a depender de un balón de oxígeno.

En nuestro país esta enfermedad es considerada como un problema de salud pública, por lo que la mejor forma de prevenirla es tomar las medidas necesarias y contar con el equipamiento de protección adecuado.