Una propuesta integral de prevención para el trabajo en altura

Una propuesta integral de prevención para el trabajo en altura

 

hsec altura física

 

Los exámenes preocupacionales son parte del proceso de selección del personal y permiten elegir a personas aptas para realizar una tarea en condiciones específicas. Dentro del Código del Trabajo, en el artículo 186, incluido en el Libro de Protección a los Trabajadores, se establece que las personas que desarrollen labores riesgosas deberán estar debidamente certificadas por instituciones de salud en conformidad a la ley. Dentro de la batería de evaluación el exámen más frecuente es el de altura física, que se realiza a los postulantes que deben desempeñar labores sobre 1,80 metros con riesgo de caída libre, así como a operarios de equipos móviles o fijos de alto riesgo.

Al respecto, el Centro Médico del Trabajador (CMT) efectúa una consulta médica para certificar que el postulante cuenta con la coordinación motora y concentración adecuadas para estas actividades. A través de ella, se evalúa tanto la encuesta de salud como otras variables psicosensométricas de los trabajadores. “Se les efectúan electrocardiogramas de reposo y exámenes de glicemia, así como un examen físico tanto para descartar patologías relacionadas con la visión, el oído medio y el índice de masa corporal, como para detectar enfermedades neurológicas”, explica Ignacio Henderson, Gerente General de la entidad.

De acuerdo al ejecutivo, esta batería de tests apunta a cuidar la salud tanto del postulante como de sus colaboradores durante el desempeño de sus labores. “La finalidad de los exámenes es establecer condiciones óptimas de trabajo, disminuir el riesgo de accidentes laborales, y evaluar riesgos mediante seguimiento y control, aportando medidas preventivas para resguardar la salud y seguridad de los trabajadores”, asegura.

Si bien antes el estado preocupacional de salud no era muy relevante para las compañías que desempeñan este tipo de actividades, las áreas de Prevención de Riesgos de diversos sectores -desde la Construcción, el Industrial hasta el de Transporte- se están preocupando cada vez más del tema y, por ende, solicitando la aptitud de trabajo al momento de la contratación. Y no es para menos, si nos ponemos a pensar en las graves consecuencias que puede llegar a ocasionar un accidente de este tipo, que puede resultar en invalidez e incluso la muerte. Por lo mismo, es necesario tomar las diversas precauciones exigidas por lo organismos reguladores.

Un servicio que contribuye a la inserción laboral

El Centro Médico del Trabajador tiene cuatro años de funcionamiento y ha atendido a un número importante de empresas, por su excelente servicio, el que se diferencia por una disponibilidad casi inmediata para resolver la evaluación de un trabajador, la entrega de resultados dentro de 24 horas, y sus sistemas informáticos que permiten hacer reservas en línea.

“Además, entregamos datos certeros y no nos quedamos solamente con los resultados, sino que ayudamos a calificar a los trabajadores que no aprobaron en una primera instancia, ya sea por obesidad, diabetes o hipertensión, que son las tres enfermedades crónicas más comunes declaradas por la Organización Mundial de la Salud (OMS). En este sentido, se les explica su condición de salud y se hace una asesoría personalizada entre doctor y paciente para lograr la aptitud”, agrega el Gerente General.

Las evaluaciones duran un año, ya que se deben reevaluar y se llevan a cabo por profesionales altamente certificados en diversos aspectos de salud ocupacional. “De igual modo, estamos en constante capacitación de nuestro equipo técnico, para que puedan efectuar de forma óptima cada uno de los procedimientos”, finaliza el ejecutivo.

*Nota publicada en la edición de abril de la Revista HSEC.